Yo te ayudaré a conseguir tus objetivos

Quizá te haya costado mucho tomar la decisión de buscar información sobre a qué profesional acudir. No siempre resulta fácil dar este paso, ya que la  mayoría de las personas desconocen qué es la psicología y para qué servimos los psicólogos. El reconocimiento de que se tienen dificultades y el deseo de superarlas es el primer éxito. Si te encuentras en este punto del camino, deseo felicitarte por ello.

Cuando una persona se plantea acudir al psicólogo generalmente suele pensárselo mucho antes de acudir. A veces, pueden pasar años de auténtico malestar antes de tomar la decisión. Además hay una serie de creencias personales que nos hacen dudar sobre cuándo es el momento para acudir al psicólogo, como por ejemplo, dudar sobre la gravedad del problema, pensar que nadie te puede ayudar, que el tiempo lo cura todo, van a pensar que estoy loco… el 95% de las ocasiones sufrimos inútilmente solos sin hacer uso de esa ayuda.

Los psicólogos ponemos a tu disposición toda una serie de técnicas y estrategias psicológicas para que puedas conseguir y afrontar tus dificultades hasta superarlas. Enseñamos y entrenamos habilidades, técnicas y estrategias psicológicas para ayudarte a conseguir tus objetivos y metas.

Información general tú

Preguntas Frecuentes

Sí, rotundamente sí. No somos iguales que hace unos años, hemos cambiado de opinión sobre muchas cuestiones al pasar el tiempo, hemos llegado a apreciar a alguien que al principio no nos caía bien. Vamos aprendiendo y desaprendiendo, olvidando cosas.

Pueden cambiar las creencias, los gustos, el físico, los sentimientos, la forma de actuar etc. Pueden cambiar incluso espontáneamente. Si dirigimos ese cambio, será más rápido y en la dirección deseada.

Trabajando juntos (tú y yo) vamos a intentar modificar sólo aquella parte de nosotros que nos hace daño. El cambio terapéutico supone un aprendizaje de nuevas conductas más sanas y útiles para manejar ciertas situaciones que te resultan difíciles. Tu personalidad permanecerá, sólo habrá que cambiar lo que te perturbe: determinados pensamientos irreales o distorsionados, respuestas fisiológicas de tensión exagerada o actuaciones poco eficaces.
La diferencia fundamental es que el psiquiatra es médico y el psicólogo no lo es, aunque ambos tratan problemas emocionales.

El hecho de que psicólogos y psiquiatras se formen en disciplinas científicas diferentes (el psicólogo en Psicología y el psiquiatra en Medicina) conlleva otras diferencias. La más destacable quizá es que el psiquiatra introduce el uso de fármacos en el tratamiento terapéutico y el psicólogo no.

No obstante, cuando el estado de un paciente aconseja la combinación de las terapias psicológicas tradicionales con la administración de psicofármacos, psicólogos y psiquiatras trabajamos en equipo.

Los fármacos alivian el malestar, y en ese sentido funcionan, pero no te enseñan la forma de enfrentarte y solucionar tu problema.

Si ya estás tomando algún psicofármaco, coméntalo con tu psicólogo, pero no dejes de tomarlos de repente. La terapia psicológica o psicoterapia puede desarrollarse aunque tomes medicación, y cuando ya hayas aprendido las estrategias de afrontamiento, pediremos a tu médico que vaya reduciendo la medicación hasta llegar a cero.

Seguiremos aún con la terapia para lograr que puedas dominar y controlar tu vida sin fármacos.

Es una pregunta realmente difícil de contestar con exactitud, porque el éxito y la velocidad de la terapia dependen de una gran cantidad de factores, características del propio problema, circunstancias de tu vida, cambios ambientales, posibilidad de ayuda de la familia, y otras más, pero sobre todo depende de ti, de tu motivación, del tiempo y del esfuerzo que dediques a trabajar por la terapia. Recuerda: mejorar es reaprender, y reaprender implica práctica. Más y mejor trabajo conducen a un éxito más rápido.

No obstante, y quizá es eso lo que deseas saber, te puedo dar una orientación sobre la duración de las psicoterapias: entre cuatro meses y año y medio con una regularidad de una sesión semanal o una sesión cada 15 días (depende del caso). Los tiempos son muy variables, hay terapias de tan sólo un mes de duración, y otras que duran más de un año. Las investigaciones sobre los resultados obtenidos en psicoterapia indican que las terapias más efectivas a largo plazo son aquellas en las que se trabaja más de año y medio.

Cuando trabajo en psicoterapia y coaching, la media de sesiones que suelo emplear con mis clientes para alcanzar sus objetivos es de entre 15 a 20 sesiones. En el grupo de psicodrama la duración es de un año académico, de octubre a junio. En asesoramiento y desarrollo de recursos humanos el número de sesiones empleado es muy diferente y no puedo hablarte de medias, porque depende sobre todo de los objetivos a trabajar.

La gran mayoría de ellos sí. Solamente en casos extremos y muy graves el problema puede convertirse en crónico. En tal caso, trabajaremos para que esa situación te cause el menor malestar posible y puedas llevar una vida acorde con tus metas y objetivos. Siempre se pueden trabajar diferentes aspectos para aumentar tu bienestar.
Ahora bien, el que una persona supere un desajuste emocional depende por encima de todo de su participación activa en la terapia. Los psicólogos somos conscientes de que cuando una persona reconoce que tiene un problema emocional y está dispuesto a ponerle remedio, la parte más difícil de la terapia ya está hecha.
Son muchos los mitos que existen entorno a la idea de acudir a psicoterapia.

El trabajo de un psicólogo conlleva trabajar con un amplio abanico de conductas humanas, desde los diferentes trastornos que pueden llenarnos de malestar, la intervención individual, en conflictos de pareja, en el trabajo, en el ámbito familiar, la mediación familiar ante el divorcio u otros conflictos, la enseñanza de habilidades sociales, la orientación y apoyo a niños con problemas de aprendizaje o de altas capacidades, así como en los diferentes aspectos de la conducta. En definitiva, los psicólogos somos profesionales que dotamos a las personas de recursos para enfrentarse al día a día.

Es necesario aclarar que la división entre “locos” y “cuerdos” es original de la psiquiatría clásica; sin embargo, son términos obsoletos, aunque aún permanecen anclados en la conciencia colectiva de nuestra sociedad. De igual manera, los conceptos de “normalidad” o “enfermedad” tampoco son adecuados, ya que, en el campo de la Psicología, no existe una definición de “normalidad” definitiva y universalmente aceptada.

Actualmente los psicólogos hablamos en términos de “salud mental”, más que de “enfermedad mental” o locura. Es decir, es necesario ir al psicólogo cuando se tienen emociones que se sienten como negativas o conflictos emocionales que generan malestar emocional.

El objetivo es recuperar el equilibrio y el bienestar emocional. En definitiva, desarrollar nuestras potencialidades.

El trabajar en grupo ayuda a entendernos y conocernos mejor, hace la actividad más agradable y gratificante y consigue cambios de forma más rápida.

En los cursos y talleres se aprende, se practica, se refuerzan habilidades que de otra forma es muy complicado poner en práctica. Lo hacemos en un entorno controlado y seguro antes de llevarlas a cabo en la vida diaria. En el grupo nos conocemos, nos complementamos, nos contrastamos y a través del grupo cada miembro se potencia y la acción conjunta se proyecta y multiplica.

En los cursos y talleres puedes involucrarte en la medida en que tú lo desees, sólo te implicas en la medida en que quieras implicarte, pero debes tener claro que en un grupo siempre quien más pone, más se lleva.

Personalmente, disfruto impartiendo talleres porque con cada grupo me llevo un trocito de cada persona.

Solicitar Consulta Gratuita

Recuerda que la primera sesión en la consulta del Centro de Psicología Mte es GRATUITA

Te ofrezco el mejor servicio profesional ajustándome a tus circunstancias personales. Yo te ayudaré a conseguir tus objetivos.
Solicitar Consulta Gratuita